LOS ILLUMINATIS

EL PODER SECRETO DETRÁS DE LA HISTORIA

Necesaria nota introductoria:

Existe la  raigambre de cierto "poder oculto" con la sistemática intoxicación de ámbitos ovnilógicos y la manipulación de la información, también veremos, si tienen la paciencia de leerlo, que su existencia maquillando la "Historia oficial" incluye el ocultarnos conocimientos que quizás habrían ya proyectado al ser humano a vivir y evolucionar de acuerdo a otros paradigmas. Y en segundo lugar, porque es mi personal opinión que tan importante como hablar de las disciplinas que nos interesan, es sacudir las telarañas mentales y patear las estanterías de los pensamientos anquilosados. Así que, a confesión de parte...

 

Introducción: ¿Cómo nace un paradigma?

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de bananas. Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo. Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos.

Pasado algún tiempo más, ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación de las bananas.

Entonces, los científicos sustituyeron uno de los monos.

La primera cosa que hizo fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros, quienes le pegaron. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera. Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo. El primer sustituto participó con entusiasmo de la paliza al novato. Un tercero fue cambiado, y se repitió el hecho. El cuarto y, finalmente, el último de los veteranos fue sustituido.

Los científicos quedaron, entonces, con un grupo de cinco monos que, aun cuando nunca recibieron un baño de agua fría, continuaban golpeando a aquel que intentase llegar a las bananas.

Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a quien intentase subir la escalera, con certeza la respuesta sería:

"No sé, las cosas siempre se han hecho así, aquí..." ¿Les suena conocido?

No perdamos la oportunidad de pensar por qué nos golpean, o por qué pensamos las cosas de una manera cuando podríamos hacerla de otra.

"Es más fácil desintegrar un átomo que un preconcepto" (Albert Einstein).

 

Debo en buena medida a las reflexiones y búsquedas de información -no creo que ameriten la distinción de "investigaciones"- que me motivara la sucesión de números analizando la probable aparición de OVNIs en torno al atentado a las Torres Gemelas y las especulaciones sobre su naturaleza, así como el cotemporal en el Pentágono y las otras consideraciones que ustedes ya habrán leído en los números 82 a 87 de "Al Filo de la Realidad", haberme adentrado aún más en el apasionante y no poco aterrador terreno del "gobierno en las sombras". Un poco cómodamente he decidido aceptar la denominación generalizante de "Los Iluminados" (o, para respetar la Historia conspirativa, los "Illuminati") un poco por ser ese el mote con que en el fantástico mundo de las finanzas internacionales se conoce a esa élite de privilegiados que hacen fabulosos negocios a través del orbe en los momentos de mayor crisis, anticipándose a ellas, otro poco por el indudable efecto que la sociedad esotérica conocida como tal en el siglo XVIII ha tenido sobre buena parte de la geopolítica de entonces y después. A fuerza de parecer reiterativo, permítanme recordarles las anotaciones que el malogrado Andreas Faber-Kaiser hiciera oportunamente -y que reprodujéramos en el número 86 de esta revista- en el sentido que en la política entonces europea y luego mundial, miembros inefables de esa orden como Mazzini tuvieron sobre la diagramación del mapa de las potencias. O el increíble -pero verazmente histórico- hecho que el propio Karl Marx creara "El Capital" por encargo de un barón de la economía, nada menos que un Rotschild.

Karl Marx

Cuando uno va atando cabos y descubre las estrechas, casi sanguíneas relaciones que las principales familias detentadoras del poder político y económico en los últimos doscientos años han mantenido entre sí, cuando uno advierte que en cualquiera de las grandes potencias existe una verdadera "rotación de puestos de autoridad" entre unos pocos apellidos -nuevamente recomiendo al respecto volver a leer esos números- cuando un mediocre servidor se sorprende cuando enemigos aparentemente irreconciliables para la opinión pública -como Bush y Ben Laden, qué mejores exponentes de ese paradigma- en realidad han estado -si no siguen estándolo- asociados en negociados comunes, cuando el Secretario del Tesoro de Estados Unidos acaba de admitir que una guerra con Irak sería "beneficiosa para la economía mundial", pagando con la sangre de decenas de miles lo que sin duda sólo se reflejará como la bonanza material de unos pocos centenares, cuando alguien -yo, por ejemplo- se pregunta quién podría explicar con una lógica asequible a los entendimientos poco iluminados como el mío por qué los "gendarmes del mundo" -ya saben a quiénes me refiero- deciden, en la Guerra del Golfo, detenerse casi a las puertas de Bagdad, permitiendo la permanencia de su odiado símbolo del Mal -Hussein- en el poder (como si su perpetuación sirviera en el futuro a oscuros fines; siempre es necesario conservar un enemigo en el "freezer" para, por caso, tiempos futuros de escaso apoyo interior) aduciendo un dudoso "respeto a la autodeterminación de los pueblos" mientras en otros casos, muchos otros casos, no se trepida en alterar por la fuerza el orden interno de otras naciones (desde el fogoneo de operaciones antigubernamentales en el Chile de Allende hasta la invasión de Granada), cuando uno contempla panorámicamente todo eso, sobrenada sólo con dos certeras impresiones: que la verdadera Historia, las razones y los fines, nada tienen ni remotamente que ver con los que la prensa -si mercenaria y corrupta, si ingenuamente autodefinida como "progresista" pero sirviendo como estúpidos chivos emisarios, cada uno sabrá- nos relata, y que a través de los años, eventos sociológicos, políticos y militares a través de todo el orbe aparentemente inconexos entre sí terminan teniendo un hilo conductor que finalmente parece vincular siempre a los mismos protagonistas.

Ya hemos hablado en otra oportunidad de "Calaveras y Huesos", la pálida sociedad esotérica a que pertenecen los Bush. Es mucha la tentación -especialmente pensando en lectores recién arribados- de repetirme: evitaré esa celada, invitaré a los mismos a consultar los números

atrasados de "Al Filo de la Realidad" y avanzaré sobre mis elucubraciones. Que, sencillamente, apuntan en una sola, previsible dirección: a través de las épocas, una oculta fraternidad, poseedora de la mayoría del poder económico y político, vinculada a prácticas esotéricas, ha digitado la Historia de hombres y mujeres de este planeta, y sigue haciéndolo. Vamos a tratar de conocerlos un poco más.

Su "historia oficial"

Nos cuenta el historiador de religiones Serge Hutin que la "Orden de Los Iluminados" (primeramente llamados "Perfectabilistas") fue fundada en Ingolstadt (Baviera, por lo que también se les conoce como "Los Iluminados de Baviera"), el 1 de mayo de 1776 por Adam Weishaupt, joven de veintiocho años de edad que enseñaba derecho canónico en la Universidad de dicha ciudad. Weishaupt tenía ideas de reforma social sumamente "avanzadas" y fundó dicha Orden con el fin de hacerlas triunfar.

Adam Weishaupt consiguió que entraran en la Sociedad numerosos francmasones que habían roto con la regla que prohibía las discusiones religiosas o políticas en las Logias; en su apogeo, la Orden contaba, en 1783, con seiscientos miembros sólo en Baviera y cierto número de afiliados en toda Europa. Pero, "oficialmente", el éxito habría de ser de corta duración, según dicen sus apologistas.

¿Cuáles eran la organización y los fines de esta sociedad secreta paramasónica?.

Grados: Los grados formaban una jerarquía de tres series sucesivas, debida a Weishaupt y a sus amigos:

1) Almáciga

a. "Preparatorio"

b. "Novicio"

c. "Minerval"

d. "Illuminatus minor"

2) Masonería "Simbólica":

a. "Aprendiz"

b. "Compañero"

c. "Maestro" "Escocesa"

d. "Illuminatus major"

e. "Illuminatus dirigens"

3) Misterios "Menores"

a. "Sacerdote"

b. "Regente" "Mayores"

c. "Mago"

d. "Rey"

Los fines reales de la Orden eran develados poco a poco, a medida que el adepto ascendía en la jerarquía:

1) El Illuminatus minor prestaba un juramento de obediencia absoluta a sus superiores. Se le enseñaba que el fin de la Sociedad era hacer de toda la humanidad un solo cuerpo, gobernado por los superiores.

2) El Illuminatus dirigens prometía luchar contra la superstición, la maledicencia y el despotismo, y hacerse el campeón de la virtud, de la sabifuría y de la libertad.

3) En el grado de Sacerdote, se ponía al candidato aún más al corriente de las doctirnas de la Orden. En ella se decía que el mejor medio para verse libre de dirigentes inoportunos era proceder mediante la operación de una sociedad secreta que apuntara a apoderarse de todos los poderes del Estado. Príncipes y sacerdotes debían ser exterminados. El patriotismo habría de ceder lugar al cosmopolitismo.

4) En el grado de Mago, se predicaba el panteísmo materialista: "Dios y el mundo no son más que uno -escribía Weishaupt-. Todas las religiones son igualmente sin fundamento, puros artificios inventados por ambiciosos".

5) En fin, el grado más elevado (Rey) enseñaba al adepto que todos los individuos tenían iguales derechos, que el hombre debía ser su propio soberano "como en el estado patriarcal, y que las acciones habían de ser llevadas a este estado por todas las vías que a ello pueden conducir, es decir, por medios pacíficos, si es posible; si no, por la fuerza, pues toda subordinación debía desaparecer de la superficie de la Tierra".

Los Iluminados se designaban con seudónimos antiguos: "Espartaco", "Filón", "Catón". Además, en su correspondencia designaban a Baviera como "Grecia", a Munich como "Atenas", etc.

Fin último perseguido por los Iluminados

El fin último de los Iluminados era nada menos, al fin y al cabo, que la Anarquía, en el sentido filosófico del término: "He propuesto -decía Weishaupt- una explicación de la Francmasonería, ventajosa desde todos los puntos de vista, por

cuanto se dirige a los Cristianos de todas las confesiones, los libra gradualmente de todos los prejuicios religiosos, cultiva y ranima las virtudes de sociedad por una perspectiva de felicidad universal, completa y rápidamente realizable, en un Estado donde florecerán la libertad y la igualdad, un Estado libre de los obstáculos que la jerarquía, la clase, la riqueza, arrojan continuamente a nuestro paso... No tardará en llegar el momento en que los hombres serán dichosos y libres".

Anotemos, al pasar, que ciertos historiadores han atribuido a la Francmasonería propiamente dicha los propósitos de los Iluminados que, al contrario, trataban de confiscar la institución en provecho propio; así, B. Fabre escribe en "Un iniciado de las sociedades secretas superiores" (París, 1913), para caracterizar la finalidad de los Masones: "Nada de autoridad, así pues, nada de gobierno; nada de leyes, de modo que nada de legislador; nada de familia; nada de sociedad; no más nacionalidades; no más fronteras, no más patrias".

Disolución de la Orden

Los progresos de la Orden fueron muy grandes después de la adhesión, en 1782, de un francmasón ilustre, el barón Von Knigge, que fue jefe del círculo de Westfalia, pero Knigge se cansó pronto -dicen- de los modales autoritarios de Weishaupt y en compensación éste lo acusó de "fanatismo" y de "mojigatería", diciendo que había dejado una parte demasiado grande al elemento religioso en el ritual (principalmente por el "Festín de amor", celebrado con motivo del grado de Illuminatus dirigens, en el curso del cual "J. de N." (es decir, Jesús de Nazaret) era invocado como fundador de la Orden); por último, el barón se retiró de la sociedad que en ese momento estaba seriamente amenazada; ya en 1787 el Elector de Baviera había ordenado una investigación sobre esa Orden cuyos designios revolucionarios comenzaban a conocerse; después de la defección de Knigge cuatro afiliados, alarmados, se asustaron y fueron a revelar todo al Elector, declarando que "la Orden abjuraba del cristianismo, que se entregaba a placeres epicúreos, justificaba el suicidio, repudiaba el patriotismo y la lealtad como prejuicios de espíritus estrechos, condenaba la propiedad privada, permitía que se hiciera el mal cuando de él había de salir un bien, y en fin, colocaba los intereses de la Orden por encima de toda otra consideración". En 1785 quedó oficialmente -sólo oficialmente- disuelta: Weishaupt fue destituido de su cátedra y expulsado de Baviera, así como otros tres altos dignatarios.

¿Pero fue ese el fin?. Ya veremos que no. Además, es evidente que además de la actividad "exotérica", pública, de la sociedad, hay una profunda raigambre hermética. Sólo un no iniciado -como Serge Hutin- simplemente aceptaría ciertos "datos históricos" sin ver más allá. O, en otros términos, creer que un tal Adam Weishaupt era realmente el nombre del jefe de la orden.

¿Adam Weishaupt?. Adam que nos hace pensar, quizás no tanto en el Adán simplista del catecismo escolar sino en Adam Kadmon, el hombre universal arquetípico de la Cábala hebrea. Y Weishaupt, que significa, después de todo, "cabeza de sabio". ¿Es sólo mera casualidad o hay aquí un mensaje?. Como el mítico Christian Rosenkreutz, a fin de cuentas, alguien a quien se le supuso una historia, un nacimiento, una vida, una muerte, pero eso resultó ser sólo literatura para ignaros; cualquier estudiante de Rosacrucismo sabe de la alegoría.

Bueno, sí. Cedo a la tentación. Vuelvo a citar a Faber-Kaiser: "Es marcada la influencia de los preceptos de los Iluminados en la inminente Revolución Francesa; se dice que Mirabeau y el duque de Orleáns (el futuro "Felipe-Igualdad") habían estado afiliados a la misma.

"Así, en carta dirigida a Mazzini con fecha del 15 de agosto de 1871 -hace más de un siglo- Pike le comunica que la Primera Guerra Mundial se debía generar para permitir a los Iluminados derrocar el poder de los zares en Rusia, y transformar este país en la fortaleza del comunismo ateo. Las divergencias provocadas por los agentes de los Iluminados entre los imperios británico y alemán -y también la lucha entre el pangermanismo y el paneslavismo- se debían aprovechar para fomentar esta guerra. Una vez concluida, se debía edificar el comunismo y utilizarlo para destruir otros gobiernos y debilitar a las religiones.

"La Segunda Guerra Mundial debía fomentarse aprovechando las diferencias entre fascistas y sionistas políticos. La lucha debía iniciarse para destruir el nazismo e incrementar el sionismo político, con tal de permitir el establecimiento del Estado soberano de Israel en Palestina. Durante la Segunda Guerra Mundial se debía edificar una Internacional Comunista lo suficientemente robusta como para equipararse a todo el conjunto cristiano. En este punto se la debía de contener y mantener, para el día en que se la necesitase para el cataclismo social final.

"La Tercera Guerra Mundial se debe de fomentar aprovechando las diferencias promovidas por los agentes de los Iluminados entre el sionismo político y los dirigentes del mundo musulmán. La guerra debe de orientarse de forma tal que el Islam y el sionismo político se destruyan mutuamente, mientras que otras naciones se verán obligadas a entrar en la lucha, hasta el punto de agotarse física, mental, espiritual y económicamente.

"Desandemos este sendero. La Comisión Trilateral es una agrupación de personas privadas de las altas finanzas, del mundo de los negocios y de la política, procedentes de Norteamérica, Europa Occidental y Japón, que brinda a la élite procedente de la masonería de las distintas orientaciones unas posibilidades de encuentro, con vistas a una colaboración secreta que abarca todo el mundo. El objetivo ideológico de la Comisión Trilateral es el mismo que el del Council for Foreign Relations (Consejo para Relaciones Exteriores), fundado en 1921 por el banquero norteamericano Morgan, y conocido también como "el Gobierno invisible". El sector político entronca con los Iluminados, que son altos grados de la masonería. Hay escasamente unas cien organizaciones que pertenecen al mundo de la masonería.

Se explica por esta trama secreta de planificación del destino de la humanidad, el que Karl Marx escribiera sus obras londinenses por encargo de Nathan Rothschild (cuyo apellido significa "escudo" o "protector de los rojos").

Los cheques con los que le pagó pueden verse en el Museo Británico. Marx participó en la fundación de la Primera Internacional en 1864.

"La idea del alemán Adam Weishaupt, que fundó la cúpula de los Iluminados el 1 de mayo de 1776, era el camino a través de la anarquía. El que su fundación tuviese lugar el día siguiente de la noche de Walpurgis, y el hecho de que este día fuera consagrado mundialmente festivo -el 'Día del Trabajo'- aclara todavía más la estrecha relación que existe. El hecho que además el sello de los Iluminados aparezca con la fecha de 1776 en el dólar americano, asombra a aquéllos que no saben que Washington fue tan masón como su rival Jefferson.

"Si hablamos del poder efectivo, debemos mencionar a los Rockefeller y -más importantes aún- a los Rothschild. En sucesión ascendente siguen los Bilderberger, un club formado en mayo de 1954 e integrado por los 500 hombres y organizaciones más ricas e influyentes del mundo, que se propone la instauración del "Nuevo Orden Mundial"."

La constante esotérica

Mencionaba unas cuantas líneas atrás que pareciera haber una continuidad esotérico-histórica a través de las edades. Tratemos de rehacer ese recorrido lineal.

Ya los he aburrido en párrafos anteriores citando, con referencia a la ubicación espacio-temporal de Los Iluminados, con fechas, nombres propios y otras circunstancias. De las agrupaciones esotéricas que siguen, si se desea saber más, nada más sencillo que ir a un "buscador" cualquiera, tipear el nombre elegido y se tendrá más que abundantre información. Por lo pronto, lo que aquí deseo hacer es establecer la relación causal entre estas asociaciones, para que el lector saque sus propias conclusiones. Todas, hablan de las raíces de ese, ya tan temido, Nuevo Orden Mundial.

Posiblemente el origen de esta especulación deba remontarse a la época de la erección del Templo de Salomón, cuando el rey judío ordena a Hiram y Lamek la construcción del mismo. De Lamek volveremos a hablar después. De Hiram, ya sabemos cómo terminó: tres aprendices celosos dieron cuenta -tal vez físicamente, tal vez, simbólicamente- de su vida y, dicen sus seguidores, allí nació la Masonería. Ciertos historiadores dicen que esto es pura leyenda y que para hallar sus fundamentos más remotos tenemos que esperar hasta el siglo XVIII (casualmente, el siglo que vio nacer la orden de Los Iluminados) pero las influencias esotéricas de hebreos y caldeos tuvieron tierra fértil entre los egipcios, de muchos de cuyos rituales también se ceba esa orden. Templarios y, siglos después, Rosacruces se dicen herederos -si unos primeros que los otros, es ahora una discusión bizantina; si la Masonería es tan remota como se atribuye, los Templarios pueden ser sus sucesores; si no lo es, muchas investigaciones reivindican para aquella la heredad de éstos últimos- especialmente estos últimos, que nos hacen recordar el grado de "Caballero Rosacruz" tan caro en ciertas elevadas esferas masónicas. Mientras todo parece apuntar a que los Templarios tras su persecusión buscaron refugio en su "Secretum Templi" (América, donde ciertos antropólogos e historiadores los rastrean hasta el Amazonas y tal vez el propio Cono Sur sudamericano) los Rosacruces inficionaron la Orden de Cristo (en Portugal), la de los Hospitalarios (en Francia) y el llamado "Colegio Invisible" en Gran Bretaña, docta cofradía de sabios que luego devendría en la Real Sociedad de Ciencias de Gran Bretaña, el cual, por muy "científico" que pareciera, era sin embargo fuertemente esotérico, como que se hace eco y difunde el primer manifiesto rosacruz. Recordemos que a esta sociedad perteneció Francis Bacon, genio enciclopédico y presunto autor de las obras de Shakespeare, cuya mansión es llamada por sus allegados "el Temple" y que sostenía en sus obras que el verdadero poder mundial estaba en manos de quienes él denominaba los tres Superiores Desconocidos, líderes de una sociedad conocida como el Templo de Salomón.

La Orden de Cristo, a partir del descubrimiento "oficial" de América tuvo plena influencia en el devenir político de las nuevas colonias, no sólo portuguesas, como lo prueba la constitución en tierras americanas de la Logia de San Juan, a la que perteneciera Benjamín Franklin (creador del Gran Sello característico de los billetes de dólar) y "factótum" de la libertad de Estados Unidos en 1776, casual o causalmente, el mismo año en que queda constituida en Europa la Orden de Los Iluminados. A Franklin, está claro, lo acompañaron 56 firmantes de la Constitución, de los cuales 53 eran masones.

Mientras tanto, en Europa, la orden de Los Iluminados tenía enorme influencia en Francia y en la Revolución, tanta como en la misma -y en el modelo librepensador heredado después- tendrían Danton y Lafayette quienes, como sabrán, venían de hacer algo parecido en América. Los Iluminados y la Revolución Francesa despertaron honda pasión en Italia y la constitución de los carbonarios (a la que pertenecieron el ya mencionado Mazzini y Garibaldi quien, preanunciando quizás a sus remotos descendientes espirituales, se encargó de dejar unas cuantas cuentas pendientes en Argentina; al frente de buques ingleses y franceses, allá por 1845 violentó nuestra soberanía fluvial, bombardeó, saqueó e incendió varias ciudades argentinas y uruguayas -Gualeguaychú, Paysandú y Salto, entre otras-) y a ellos se sumó también el general sudista norteamericano A. Pike, reconocida autoridad también de la Masonería Escocesa. Masón Pike, masón Lincoln. ¿Masones contra masones?. Pero, ¿acaso no es una táctica obvia que quienes se manejan en los cenáculos del poder aparentan enfrentamientos para sellar alianzas ocultas?. Otra vez, recuerden, Bush-Ben Laden. En Argentina podríamos citar un bananero reflejo de esa estrategia, cuando a principios de los años 70 el "montonero" Galimberti secuestra a los poderosísimos empresarios Born y en los noventa la historia los encuentra a los tres... socios en conocidos emprendimientos comerciales.

Jorge Born, secuestrado por Rodolfo Galimberti. Más tarde serían socios.

Pero no nos desviemos de nuestro hilo conductor: Mazzini funda la Logia P1, de la cual devienen, con el tiempo, la Logia P2 -que en tiempos muy recientes cierto caballero apellidado Gelli usó para monstruosos lavados de dinero bancarios, ocasionando la casi bancarrota del Vaticano y, lo que es más penoso, de muchas economías nacientes tercermundistas- y la Liga de los Hombres Justos, que bajo la advocación del barón Rothschild fomenta y difunde los trabajos de Engels y Marx y que en 1848 provocaría el nacimiento de la Liga Comunista y en 1864 la Primera Internacional. Otra facción de la Liga de los Hombres Justos, con el poeta W. B. Yeats a la cabeza, decide dedicarse a actividades más "espirituales" y funda la "Golden Dawn" o "Amanecer Dorado", que en los años 20 del siglo XX constituye su filial alemana bajo el nombre de Sociedad Thule. De ella deberíamos escribir extensamente en otra oportunidad; baste recordar que durante muchos años fue Secretario de Actas de esta asociación un oscuro ex cabo del ejército alemán, petiso, histérico y de ridículo bigotito de nombre Adolf y de apellido Hitler.

¿Volvemos un poco atrás?. Estábamos hablando de los amigos de Franklin. Muchos de ellos fueron los artífices de la asunción de quien fuera el segundo presidente de los Estados Unidos, John Quincy Adams, ocultista de cuño como que formaba parte de la llamada Sociedad de los Dragones. Miembros de esta sociedad fueron responsables del diseño urbanístico de la ciudad de Washington, en el cual se reconoce un indudable sello metafísico. Y a la misma sociedad perteneció Abraham Lincoln, confeso ocultista y espiritista, cuyo pensamiento siempre influyó -y no precisamente por sus ideales libertarios de la esclavitud- en otro presidente, grado 33 de la Masonería, llamado Franklin D. Roosevelt. Sí, el mismo que internacionalizó el concepto del "New Deal" en palabras y etapas en un todo identificables en las proopuestas escritas por Los Iluminados de Baviera.

Franklin Delano Roosevelt

No queremos contemplar el Universo mirándonos el ombligo. No queremos creer que el triste, perdido terruño donde uno nació es "Te Pito Te Henua". Pero, ¿recuerdan a Lamek?. Tras la construcción del templo de Salomón partió con las tribus "perdidas" de Israel.

Ustedes ya saben que muchos suponen que con rumbo a América. El ya citado Jacques de Mahieu y el nunca hallado Sir Fawcett los supusieron en la Amazonia o más al sur también. Hay huellas extrañamente templarias en el centro de Argentina y en la Patagonia, dicen quienes saben de esto más que uno. Y desde hace décadas, la Municipalidad de Gualeguaychú, en nuestra provincia de Entre Ríos (la que tratara de destruir Garibaldi, hagan memoria) viene inútilmente tratando a nivel oficial de conseguir subvenciones para exhumar, en sus parajes, lo que historiadores locales sostienen son "restos de un probable barco fenicio y un puerto de ultramar de más de tres mil años".

¿Fenicios en América?. De Mahieu y Fawcett ya habían especulado sobre ello, y no conocieron Gualeguaychú ni a las sucesivas autoridades de esta hermosa y pujante ciudad que no entienden por qué el CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, el organismo gubernamental que regula, beca y supervisa los trabajos científicos considerados de interés nacional) ha negado sistemáticamente hasta ahora hacer prospecciones, argumentando que se trata de una "insensatez", pero refutando desde la comodidad de sillones y oficinas pues nunca se dignaron siquiera echar una mirada a las evidencias reunidas provisoriamente por los investigadores locales, claro, pobres hombres de provincia.

No sé si hubo fenicios en América y mucho menos si los hubo en Argentina (N. del Admin: al respecto, ver artículo: "¿Fenicios en Entre Ríos?" en Argentina Misteriosa). Sí sé, como todo aplicado estudiante de mi geografía, que el sur de la provincia que habito fue un gran mar primigenio y su ondulada geografía habla de actividad orogénica muy reciente, muy diferente del resto de la región. A no gran distancia de donde escribo estas líneas, hace unos años se encontró un esqueleto parcialmente fosilizado de una ballena y, remontándonos mucho más atrás en el tiempo, yo mismo he encontrado desde antiquísimos trilobites y amonites hasta aun calcáreos restos de conchas marinas en colinas circundantes. Pero como no lo sé, no puedo afirmarlo ni negarlo. Sólo que cabe la posibilidad...

En fin. De esto escribiré en otra ocasión. Ahora lo que captura mi atención es esa especie de continuidad solapada desde los tiempos de Salomón hasta los actuales, ya que luego de Roosevelt toda otra asociación (incluidos los Bush, el Club Bilderberg, etc.) pueden leerla en los artículos mencionados al comienzo de este trabajo. Permítanme, sin embargo, citar palabras del respetado Eliseo Bayo ("La Caída del coloso soviético" en "Año Cero", número 16):

"El final wagneriano del Este, tal como se ha producido es el resultado, en lo esencial, de una conspiración largamente planeada para destruir los Estados-Nación, detener el crecimiento de las poblaciones, parar el crecimiento industrial y tecnológico, balcanizar las regiones, volver a un orden feudal y caminar hacia el gobierno mundial. Este vasto programa se puede encontrar reflejado al pie de la letra en los proyectos secretos de las sociedades de Iluminados que impulsaron los movimientos extremistas del pasado y del presente siglo, en la correspondencia de Lord Palmerston y de los banqueros suizos que crearon, entre otras, las figuras de Marx, Mazzini, Bakunin, Garibaldi y Hegel, como antes habían animado las de Voltaire, Robespierre, Danton y Madame de Stäel.

Así lo reveló en su tiempo Heine. Se pueden encontrar sus raíces ideológicas en aquel gran impulsor de conspiradores que fue lord Shelburne y en sus criaturas Bentham, J. Stuart Mill, Hume, Turgot y Quesnay, que iniciaron los movimientos de vuelta atrás con ropaje "progresista", los Malthus, los Ricardo, los Adam Smith. Casi todos ellos pertenecieron al servicio secreto de inteligencia británico y trabajaban para la Compañía de las Indias Orientales. Ya en nuestros días, este programa de "crecimiento cero" poblacional y tecnológico, contracultural y profeudal, se halla presente en instituciones tan reconocidas como el Club de Roma, la Comisión Trilateral (reunida en Moscú en plena "perestroika", como si supieran con antelación de qué venía la mano N. de G.F.) el Club Bilderberg y otras no tan aireadas como la Fundación Cini, de la que han salido muchas de las corrientes ocultistas, el Instituto Aspen, el Proyecto 1980 y decenas de organizaciones cuya finalidad es extender los movimientos neomalthusianos y anticientíficos bajo una apariencia de "progresismo" y de "modernidad post-industrial".

"La operación ha triunfado y aparentemente es un éxito, pues parecía que el imperio soviético no podría caer por "acciones desde dentro" y que fiar su desmoronamiento a una intervención exterior equivaldría a asumir un riesgo de destrución nuclear compartido. Las acciones "desde dentro" han sido protagonizadas por las fuerzas políticas agrupadas en torno a la figura de Gorbachov y de su enigmática esposa Raisa, quienes, a cambio del aparente "harakiri" del sistema, han puesto en marcha los mecanismos necesarios para hacer saltar por los aires la Alianza Atlántica, los Estados-Nación europeos y la "casa común" dentro del esquema de complicidades y de voladura controlada del Partido Comunista que se inició hace treinta años con el debate chino-soviético y con la lenta sustitución de los partidos comunistas europeos por la socialdemocracia en la hegemonía de la izquierda mundial. La Europa profeudal, ocultista, financiera, volvió a encontrar el camino de Moscú para meter definitivamente a Lenin en la tumba. El revolucionario se había reído de ellos. Hizo peligrar los intereses coloniales de Gran Bretaña y los intereses financieros de las grandes familias oligárquicas radicadas en Venecia, Génova y Lombardía. Para estos círculos había resultado prioritaria a comienzos de siglo la mutua destrución de Rusia y de Alemania. Antes habían orquestado la guerra ruso-japonesa e inducido a Rusia a librar guerras contra Austria y Turquía para que se destruyeran mutuamente.

El servicio de inteligencia del Kaiser recurrió a los servicios de Parvus para tatar de parar la guerra. Se esperaba que Lenin sirviera de elemento desestabilizador del estado zarista, que ayudaría a extender a Alemania el fermento radical, que se adheriría a la estrategia anglo-veneciana de desmembrar a Rusia, a Turquía y al Imperio Austro-húngaro, para hacer de ellos un amasijo balcanizado de pequeños estados regionales en permanente conflicto (lo que parece que va a ser el mapa de la región entre fines del siglo XX y principios del XXI). Alexander Helphand -"Parvus", patrón de Trotsky en 1905 y de otros muchos líderes bolcheviques en 1917- trabajaba en realidad para el más importante y hermético político veneciano de la época, el conde Volpe di Misurata, el artífice de ese enclave ficticio llamado Libia y coordinador de las guerras balcánicas que condujeron a la Primera Guerra Mundial. Lenin se montó en el tren de Parvus, entró clandestinamente en Rusia, pero no respondió a lo que se esperaba de él.

Curiosamente, el siglo XX va a acabar casi como empezó, si se mira atentamente el mapa. Muy pocas de las grandes familias oligárquicas que dirigían el mundo entonces deja de hacerlo hoy. Disponen de más poder y más sofisticado. Lo que está en juego son decenas y decenas de países cuyo destino creen construir en libertad, sin advertir quizás que se hallan en las mismas manos que consideran inacabada la obra iniciada por sus perversos antepasados hace doscientos (¿O miles? N. de G.F.) años".

También oportunamente me he referido a la relación -principalmente sanguínea- que existía entre uno de los integrantes descollantes del discutido proyecto Majestic-12 (el doctor Vannevar Bush) y la imperial familia homónima hoy encumbrada en el poder. Vinculando el curioso ascendente que sobre lo ovnilógico entonces esta prosapia familiar parece tener, no es inesperado un pronunciamiento como el que sigue, el cual nos informa nuestro Colega Daniel Muñoz en su informe semanal "NotiOvni": (notiovni@yahoo.com) , el 25 de setiembre de 2002:

 

EL PRESIDENTE BUSH REACTIVA LA PROHIBICIÓN DE INGRESO AL ÁREA 51...

El miércoles 18 de septiembre de 2002, el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, insistió en que el "Área 51" no deberá ser abierta a las investigaciones sobre uso y manejo de materiales tóxicos y nucleares, "y que sus específicas actividades y operaciones pasadas y presentes permanecerán clasificadas y no podrán ser discutidas bajo ninguna circunstancia"... El reporte, proporcionado por el periodista Alex Jonson, de la MSNBC, señala que la ordenanza emitida por Bush es incontrovertible, y que vuelve a activar la especulación de que en realidad, en las instalaciones de Groom Lake, Nevada, se escondan y manipulen artefactos y tecnología de posible origen extraterrestre... http://www.msnbc.com/news/809766.asp (en inglés).

Es bastante obvio el interés que pueden tener los Bush y su estirpe en ocultar al conocimiento público la realidad extraterrestre; de ello ha referido en extenso nuestro ilustre colega Ignacio Darnaude-Rojas. Básicamente, controlar la economía mundial -y el poder sobre las masas que ello significa- a costa de -repito a los autores citados hasta aquí- "balcanizar" las naciones, regresar a una concepción feudal de la economía (donde los "señores" locales sostienen su poder a sangre y fuego pero respondiendo en pactos y alianzas a un poder centralizado en la figura del rey). Como parte de ese proceso, es necesario:

a) Ocultar y obstaculizar la relación eventual con otras culturas e inteligencias que, por su sola presencia manifiesta y admitida, desplazaría hacia otra perspectiva cósmica una presupuesta verticalidad sumisa a la historicidad de ciertas raigambres plutocráticas.

b) "Torpedear" todo progreso tecnológico que pudiera abrir a la humanidad los portales del cosmos, revelando no sólo nuevas tecnologías y formas de energías accesibles masivamente y casi gratuitas -que pondrían en pie de igualdad a rubios anglosajones con pequeños bosquimanos- sino el conocimiento precisamente de la manipulación de que hemos sido colectivamente víctimas hasta aquí.

c) Crear un específico paradigma de cómo debe evolucionar el intelecto de las futuras generaciones, alejándolas de toda revelación metafísica y trascendente que podría peligrosamente dar alas a los sueños de libertad, mediante un rígido "canon" de academias "científicas" y modos "políticamente correctos" de ascender en la pirámide social con sus prebendas.

En este proceso manipulador (déjenme decirlo de una vez y claramente) son idiotas útiles dos castas contemporáneas claramente identificables: la de los "racionalistas escépticos", esos contradictorios "fanáticos de la razón" que aglutinados en entidades como la ARP española o el CSICOP no sólo son verdaderos Torquemada del libre pensamiento, sino, los intuyo, ignorantes peones en un ajedrez que los premia con migajas de atención mediática y ofrendas del limosnero institucional, sintiéndose preclaros fiscales de la conciencia ajena, sin ser más que agentes involuntarios e inconscientes de un Gran Plan que serían intelectualmente incapaces de aprehender en su verdadera dimensión. En segundo lugar, cierta prensa, caracterizada por su inclinación "socialdemócrata" o simplemente petulantes psicobolches de café -maridaje extraño de altas dosis de discurso teórico de izquierdas con el más rancio freudianismo (no sé si existe el neologismo; pero de no existir, habría que inventarlo).

Se los llama también "progres", y con cierta suficiencia fukuyámica digitan qué temas -y lo que es peor, qué pareceres- son "serios", dignos de su atención y de recursos aplicados, y cuáles no.

Prescott Bush ya en 1918 integraba la logia estudiantil "Calavera y Huesos". En honor a su sociedad, y respondiendo a un desafío de sus condiscípulos universitarios, supo invadir un cementerio apache y robar el cráneo del legendario cacique Jerónimo.

Comenzada la Segunda Guerra Mundial, Prescott, socio de una compañía de petróleo en Texas, fue severamente sancionado por el gobierno por haber hecho tratos secretos con la nazi Luftwaffe. Experto en vericuetos legales, supo no sólo escapar a todo escarnio sino también supo acercarse a los hombres del poder que habían sido sus correligionarios en "Calavera y Huesos"; tornóse íntimo de los hermanos Allen y John Fuller Dulles. Éste último dirigía la CIA cuando el asesinato de John Kennedy, en tiempos en que asaltado por vaya a saberse qué remordimientos insistió ante Bush a devolver el cráneo de Jerónimo, cosa a que Prescott accedió. No pasó mucho tiempo para que los descendientes de los bravos indígenas descubrieran que el cráneo era falso...

La amistad con Dulles garantizó que el hijo mayor de Prescott, George H., ejecutivo de la industria petrolera, pudiera acceder a un empleo como agente de la CIA. George se destacó pronto al punto de, en 1961, coordinar la invasión de Bahía de los Cochinos, en Cuba, intentando derrocar al régimen impuesto por los otrora guerrilleros de Sierra Maestra. Fiel a sus raíces tejanas, George mismo bautizó a las embarcaciones que llevaron a los mercenarios hasta la isla de Fidel como "Zapata" (nombre de una de sus concesiones petroleras), "Bárbara" (su mujer) y Houston (su centro de operaciones). La invasión frascasó, mil quinientos mercenarios fueron presos y más tarde liberados a cambio de U$S 10 millones en alimento y medicamentos para niños. Pese a la derrota, en 1976 George alcanza el cargo de director de la CIA. Apenado por el desempeño de su primogénito como "007", a estas alturas Prescott se consolaba con el éxito en los negocios petroleros. Y aplaudió la amplitud de visión de su hijo cuando George, a mediados de los años '60, se hizo amigo de un emprendedor árabe que viajaba con frecuencia a Texas, introduciéndolo a unos pocos de la sociedad local: Muhammad Ben Laden. En 1968, al sobrevolar los pozos de petróleo de Bush, Ben Laden murió en un accidente aéreo en Texas. No importaba: los lazos de amistad entre las familias ya se habían consolidado.

Eran tiempos en que George Bush andaba más preocupado por las pésimas calificaciones escolares de su hijo homónimo que por la muerte de sus amigos.

Arreciaba la Guerra de Vietnam, y para evitar que el hijo fuera convocado, George trató de alistarlo en la fuerza aérea de la Guardia Nacional. Pero la bebida, mientras tanto, impedía que el nieto de Prescott tuviera chance de llegar a ser un buen piloto. Papá George lo incentivó, entonces, a fundar a principios de los '70 su propia empresa petrolera, la "Arbusto ("Bush", se dice en inglés) Energy". Gracias a los contactos internacionales que el padre mantenía desde los tiempos de la CIA, George hijo buscó las inversiones de Khaled Ben Mafouz y Salem Ben Laden, este último el mayor de los 52 hijos dejados por el fallecido Muhammad. Mafouz era banquero de la familia real saudita y casado con una de las hermanas de Salem. Esos vínculos familiares permitieron que Mafouz llegase a presidente de "Blessed Relief", una ONG árabe en la cual trabajaba uno de los hermanos de Salem, Usama.

Al tiempo, Arbusto llamó a convocatoria de acreedores y renació con el nombre de "Bush exploration" y, más tarde, "Spectrum 7". Tales mudanzas fueron suficientes para impedir que la bancarrota amenazara al joven George W. Bush. Salem Ben Laden, fiel a los lazos de familia, fue en socorro de su amigo, comprando U$S 600.000 en acciones de "Herken Energy", que asumió el control de "Spectrum 7". Y firmó un contrato de importación de petróleo por un valor de U$S 120.000 anuales. Las cosas mejoraron para el nieto del viejo Prescott, que logró embolsar U$S 1.000.000 y obtuvo un contrato con el Emirato de Bahrein, el cual dejó a la Esso mordiendo el polvo.

En diciembre de 1979, George H. Bush viajó a París para un encuentro entre republicanos y partidarios moderados de Khomeini, en el cual se trató la liberación de los 64 rehenes norteamericanos secuestrados en noviembre en la Embajada de los Estados Unidos en Teherán. Se buscaba evitar que el entonces presidente Jimmy Carter se valiese del episodio al punto de perjudicar las pretensiones presidenciales de Ronald Reagan, a fin de cuentas, otro paladín del "New Deal".

Y, de hecho, papá George hizo el viaje a la capital francesa a bordo del "jet" privado de Salem Ben Laden, entonces su gran contacto en y con el mundo islámico. En 1988, Salem, como su padre, falleció en un accidente aéreo. En aquél mismo año (de 1979), los soviéticos invadieron Afganistán. George, que coordinaba las operaciones de la CIA, recurrió a Usama, uno de los hermanos de Salem, quien aceptó infiltrarse en Afganistán, para, supervisado por la agencia de inteligencia, fortalecer la resistencia afgana contra los invasores comunistas (si quieren cotejar los datos dados hasta aquí, pueden consultar el libro "Un hijo afortunado: George W. Bush y la "fabricación" de un presidente americano", de Steve Hatfield). Todo lo que sigue es ahora historia harto conocida. Así como el abuelo Prescott fue por la cabeza de Jerónimo, el nieto George va tras la cabellera de Usama.

¿Simple paranoia o plan global?

Por definición es imposible tener siquiera, hoy por hoy, una perspectiva completa -y correcta- de las estrategias de Los Iluminados. Sin embargo, podemos inferir que ciertos hechos aparentemente inconexos entre sí guardan empero una estrecha relación, en orden de condicionar el giro (tal vez sea exagerado hablar aquí de "evolución") de nuestra civilización tras sus objetivos. Estos hechos serían:

La metódica y planificada pauperización de ciertos países "tercermundistas" con el objetivo de lograr el control territorial de los mismos.

La aparición y subsecuente expansión del SIDA.

La "programación mental" de aquella parte de la población mundial culturalmente activa, encolumnándola tras un paradigma donde lo "correcto y aceptado" en términos intelectuales es, paradójicamente, lo más alejado posible de una verdadera espiritualidad.

Una simple digresión antes de pasar a ello: estas consideraciones me supondrán -qué duda cabe- el mote de "conspiranoico", con que se ha abusado hasta el hartazgo para definir a quienes creen ver -o constatar- ciertos complots globalizados en marcha. Precisamente, el sólo triunfo actual de la así llamada "globalización" no tenía tan errados a estos pioneros que más de cien años atrás ya advertían la aproximación de un gobierno mundial que bajo la mascarada de progreso tecnológico y humanitario en realidad sólo tendía a la centralización de las estructuras económicas de poder. Pero no es de eso que estamos hablando ahora. Simplemente, quisiera acotar que en cierto modo me resulta halagador ese sanbenito, pues la experiencia periodística de los últimos años ha demostrado que una palabra destinada a insultar y desmerecer a quien se le endilgare (presintiéndole un delirante paranoide que ve conspiraciones en todas partes) se ha transformado casi en un vocablo aséptico que hoy por hoy simplemente etiqueta más una postura ante la historia "oficial" que encerrar un juicio de valor a quien lo porte. Pequeñas venganzas semánticas.

Analicemos los tres ítems referidos:

El control territorial

Cada uno de los puntos aquí mencionados merecería por sí mismo un extenso artículo. ¿Un artículo?. Una decena de ensayos, seguramente. Pero para no aburrir al lector, permítanme llamar su atención sólo sobre ciertos hechos puntuales. Por ejemplo, y mirando hacia adentro; ¿es sólo "casual" -en un contexto histórico- lo que está pasando en Argentina, hoy?. ¿Es sólo el producto de la condena kármica de contar con dirigentes corruptos e ineficientes?. ¿Es el "ser" argentino?. ¿O hay otra cosa?.

Desde la perspectiva que pueden tener los lectores en el exterior, es sencillo suponer que la debacle de nuestro país es sólo la consecuencia de una pésima administración y la falta de cultura democrática. Sin embargo, a ese mismo observador exterior se le debería hacer difícil conciliar ello con el hecho irrefutable de que a comienzos del siglo XX Argentina estaba posicionada entre los siete países más desarrollados y ricos del planeta. Más aún; en 1917, el ingreso de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial supo demorarse porque entre otros aspectos el Congreso norteamericano discutía si el embarcarse en una guerra de tal magnitud no sería aprovechado precisamente por nuestro país para desplazar al suyo en la hegemonía hemisférica. Y esto no son delirios trasnochados: son hechos históricos.

Tenemos, sí, una tradición de gobernantes corruptos.

La pregunta es: ¿será parte del "ser nacional" o su instauración también ha sido digitada por el poder en las sombras?. ¿Somos simplemente malos administradores de la fortuna con que la Naturaleza nos dotó -es una frase remanida pero no inexacta decir que pocos países en el mundo tienen, como el nuestro, todos los climas, todos los minerales, todas las explotaciones productivas potenciales, todos los recursos- o existe una "programación" para, en un plazo más o menos mediato, entregar ese inmenso capital a cambio de unas monedas?. Y si esto fuera verdad; ¿qué mejor estrategia que convencer, no sólo a los habitantes del resto del mundo sino muy especialmente a nosotros mismos, que somos unos irredentos chapuceros, incapaces de rescatar este país de la desaparición y sugerirnos, a través de la TV "progre" que la "gente de bien, con esperanza en el futuro y ganas de luchar por una mejor calidad de vida" es precisamente la que opta por hacer las valijas y abandonar el país?. Los que se quedan son los resignados, es decir, los pobres de espíritu. Y estoy convencido de que no necesariamente piensa así cada argentino que pone en orden su pasaporte. Digo, por el contrario; éste es el modelo que nos están vendiendo hoy por hoy los medios.

Aún recuerdo algunas de las múltiples consecuencias generadas por mi ensayo "En busca de las raíces espirituales de la crisis argentina" (AFR Nº 69) entre las cuales no era la menor la de muchos compatriotas indignados que -la mayoría escribiéndome desde el exterior y otros casi con un pie en la escalerilla del avión- reivindicaban (lícitamente) su derecho a irse, en una argumentación que siempre giraba alrededor de una autoconmiseración jamás reconocida. Es que es difícil, muy difícil, ser juez y parte. Y, de todas formas, sus argumentos no revelaban más que la profundidad de esa programación en la que han sido desde siempre cultivados.

Lo que firmemente creo es que, siempre bajo las órdenes de ese Nuevo Orden Mundial, la idea es apropiarse -por parte de las plutocracias ya mencionadas- de territorios aún vírgenes como nuestro país. Primero, comprándonos muchos recursos (el petróleo, los servicios públicos) a precios ridículos por obra y gracia de gobernantes sólo eficientes en contagiar a las masas del clima festivo que la misma dilapidación de esas monedas podía generar por un tiempo. Luego, cuando nada quede por vender, la tierra misma. En la Patagonia, por caso, los así llamados "hielos continentales patagónicos" encierran la segunda reserva de agua dulce más importante del planeta. A como avanza la desertización y según se extinguen las reservas petroleras, dentro de cincuenta años la Patagonia tendrá más valor estratégico que Kuwait, Dubai e Irak juntas. Y los paladines de las doctrinas económicas imperiales no cometerán otra vez el mismo error. Así que la estrategia es, desde ahora, asegurarse esos inmensos territorios. ¿Qué mejor que pauperizar a la población, sumergir a las masas en la frivolidad, la incultura y el pasatismo, convencer maquiavélicamente a los sectores intelectualmente capaces de irse a ejercer sus neuronas lo más lejos posible, sumir a la Nación en el caos económico y comprar a terratenientes ahogados en sus deudas grandes latifundios a precios irrisorios?. ¿Qué mejor, para este Nuevo Orden Mundial, que presionar a un gobierno tan débil como el argentino (si el pasado, el presente o el futuro, es sólo cuestión anecdótica) de la necesidad de preservarse de los grandes fantasmas, el terrorismo internacional y los carteles de la droga, para desembarcar en sus territorios desde militarmente (la futura base americana de Tolhuin, en Tierra de Fuego, y las especuladas en Salta y Entre Ríos, son meros ejemplos) hasta conómicamente (literalmente, partiendo en dos a la república con las operaciones inmobiliarias ya citadas).

Cito a la periodista Stella Calloni:

"La posibilidad de que Estados Unidos intente algún tipo de acción militar en Ciudad del Este, Paraguay, en la zona de la Triple Frontera durante las maniobras militares previstas para octubre próximo en Misiones, no surgió de una simple especulación. Se trata del avance de una apresurada militarización estadounidense a consecuencia de la guerra antiterrorista declarada por la administración de George W. Bush."

"Esa declaración de guerra anuló las soberanías, desconociendo las fronteras después de los atentados del 11 de septiembre del 2001 sirviendo como anillo al dedo para avanzar en el esquema de Guerra de Baja Intensidad (GBI) diseñada para controlar los previsibles conflictos que agitarían a América Latina, bajo la imposición del denominado "terrorismo económico". A esto se agrega la prioridad dispuesta por Washington para asegurarse reservas petroleras y otros productos estratégicos en América Latina. Como señala un analista local "la convocatoria del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en el marco de la Organización de los Estados Americanos (OEA) dos semanas después de los atentados del 11 de septiembre ha generado en algunos países de la región la iniciativa de buscar nuevas formas de militarización de su vida pública, usando como escudo la movilización mundial contra el terrorismo que lidera Estados Unidos".

"Una serie de maniobras y operaciones en distintos países sentaron las bases para los nuevos movimientos, como los que se proponen en Argentina para los próximos meses y en otros países provocando una fuerte reacción de Brasil, entre otras naciones. Analistas brasileños advierten que desde el Plan Colombia, se avanzó en el 2001 hacia la "Iniciativa Andina" y a otros planes como "Nuevos Horizontes" que han permitido el ingreso de tropas a distintos países como Guatemala y Paraguay. Por medio de la iniciativa Andina precisamente se propuso crear una fuerza multinacional para actuar en una intervención a Colombia, donde las guerrillas fueron calificadas por Washington como el "mal terrorista" que hay que eliminar."

"El Comandante en Jefe Interino del Comando Sur del Ejército norteamericano, Gary Speer, afirmó que su fuerza "reconoció (en la Triple Frontera) una amenaza terrorista viable en América Latina mucho antes del 11 de septiembre" y que si esa amenaza, "no es expuesta y removida, representa un potencial de peligro tanto para nuestra seguridad nacional como para la de nuestros vecinos". La exposición de Speer se realizó en el parlamento donde mencionó la "Guerra contra el terrorismo y la política estadounidense en Colombia. En el Comando Sur -continuó- nosotros venimos monitoreando actividades terroristas durante años, incluyendo incidentes como los ataques con bombas contra la embajada israelí en Buenos Aires y la sede mutual judía en la Argentina, en 1992 y 1994, atribuidos a Hezbolá". Según Speer, "recientemente grupos terroristas internacionales se dirigieron hacia algunos países de América Latina", donde encontraron "puertos seguros desde los cuales sostener operaciones a nivel mundial".

El militar señaló que la zona de la Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay "sirve como base de soporte para grupos radicales islámicos como Hezbollá, Hamas y Al Gama´at al-Islamiya".

"Todo esto cambió el escenario en el sur. Por primera vez en 132 años las fuerzas armadas brasileñas discuten un documento donde ya no se considera a la Argentina como una hipótesis de conflicto armado para ese país, Brasil trata de llegar a acuerdos dentro del Mercado Común del Sur y establecer sus esfuerzos en la Amazonia en su frontera con Colombia. "Los avances estadounidenses han acelerado la reacción de varios países; en el caso de Brasil la iniciativa tiene como fundamento el hecho de compartir el mismo espacio geopolítico y las mismas preocupaciones por la estabilidad regional. Pero los brasileños tienen, en la mira, un proyecto más ambicioso: extender esa cooperación defensiva a toda América del Sur" señala un análisis.

"Todo esto está en la región conjuntamente con el avance del terrorismo económico, impuesto a sociedades que han retornado a 50 años atrás como sucede en Argentina. Y además se ha movilizado la sociedad en torno a temas de seguridad colectiva, cuando mafias y bandas organizadas actuando con el poder político local y mundial ponen su cuota de criminalidad para azuzar los autoritarismos. América Latina sin embargo resiste y esto crea tantas contradicciones al poder mundial, como sus desvaríos y la impunidad con que pretende avanzar y ya hay países que no se pliegan tan fácilmente a la maquinaria de una guerra que puede arrastrar al mundo a la hecatombe."

"El temor de sectores de las fuerzas armadas del Cono Sur es que la presencia militar de Estados Unidos en esta subregión complementa el esquema de la base estadounidense en Manta, Ecuador, y permite una serie de operaciones conjuntas que involucrarían a otros países, a la vez que se menciona el funcionamiento de la Escuela de Selva de Coca en la región selvática de Ecuador, donde se entrenarían a militares brasileños, colombianos y ecuatorianos en técnicas de guerra. También se mencionan los aportes que realiza a este conjunto la Base Naval de Iquitos, en el norte de Perú, donde habría más de medio centenar de asesores estadounidenses con lanchas rápidas como las que patrullan en la zona de Zarate Brazo Largo en el río Paraná en la Argentina."

"La reciente denuncia de Amnesty Internacional sobre el entrenamiento de soldados peruanos, a los que se sometía amarrados, a choques eléctricos y cuyas imágenes conmovieron al mundo, indican el tipo de asesoramiento común a los viejos esquemas de la Escuela de las Américas en el Comando Sur estadounidense. Esta Institución prevé para este año una cantidad de operaciones y en esto se inscribe la supuesta asistencia para el desarrollo ambiental, que ha firmado con varios países del Sur. Mediante ese convenio marines armados hasta los dientes ingresaron al territorio de la provincia de Misiones para supuestamente combatir al mosquito portador del dengue."

Asimismo a lo interno, ya hay acciones de intelectuales, y de un sector de la población que ha comenzado a reaccionar ante la seguridad interna y sus graves consecuencias en desmedro de todos los derechos ganados. Ser gendarme en un mundo acosado por la injusticia y a la vez despierto en sus derechos no será fácil. Y ya se está sintiendo."

Y la importancia estratégica que también tiene el Amazonas para estos grupos plutocráticos, queda puesta de relive en este cable periodístico:

POLEMICA POR UN SISTEMA DE VIGILANCIA AMAZÓNICA

El Sistema de Vigilancia Amazónica (SIVAM), inaugurado a mediados de setiembre por el presidente Fernando Henrique Cardoso, vuelve a ser objeto de escándalos como en 1996, cuando costó el puesto de algunos funcionarios.

El sistema, que integra radares, aviones y bases móviles y fijas, fue montado por la cuarta mayor empresa de defensa en los Estados Unidos. Raytheon tiene como es obvio un cliente cautivo en el Pentágono. Su facturación anual asciende a 4.100 millones de dólares. El proyecto costó 1.400 millones de dólares y fue parcialmente financiado por el Eximbank.

El SIVAM vigilará los 5 millones de kilómetros cuadrados que cubre la selva del Amazonas. Y podrá rastrear cualquier avión que entre en el espacio aéreo brasileño por la extensa frontera selvátiva.

Una investigación periodística del diario Folha de Sao Paulo reveló que la Raytheon venció a la francesa Tahles (conocida antiguamente como Thomson) en forma poco leal. Documentos oficiales obtenidos por Folha en Washington, revelan que Raytheon tuvo "ayuda" especial para vencer en la pelea. El auxilio no sólo vino de los servicios de inteligencia norteamericanos sino también de un alto jefe militar brasileño. El diario paulista cita al teniente brigadier Marcos Antonio de Oliveira, hoy jefe del Estado Mayor de la Aeronáutica como uno de los artífices de ese triunfo.

Según se afirma, en junio de 1994, antes de la presentación de las dos propuestas finales, el gobierno norteamericano consiguió información sobre las condiciones de financiamiento que ofrecía su competidora francesa. Y además tuvo una garantía adicional del gobierno brasieño: que se compartirán los datos con Estados Unidos. Con la victoria de la empresa norteamericana, uno de los documentos exhibidos por Folha asegura que al integrarse el SIVAM a una red de radares (de EE.UU.) en la cuenca caribeña, implicará una gran ventaja informativa hemisférica.

Esto contrasta con el contrato con Raytheon, donde la compañía sólo debía proveer el software y equipos.

Pero quedaría excluida de la obtención de datos y su procesamiento, exclusivamente a cargo del gobierno brasileño. Según Folha, eso no explica que para Estados Unidos el negocio de Raytheon fue una excelente oportunidad para satisfacer sus intereses en las áreas de monitoreo ambiental, seguridad del tráfico aéreo y combate del narcotráfico. (!)

El proceso de contratación de la Raytheon estuvo a punto de fracasar en 1995 y el gobierno llegó a pensar en frenar todo el proyecto. Pero los ejecutivos de la compañía norteamericana movieron todas las fichas en Washington. Desde autoridades del Departamento de Comercio hasta la embajada norteamericana en Brasilia presionaron al Congreso brasileño para que sacara el proyecto SIVAM del pantano. De acuerdo con el diario, el teniente brigadier Oliveira coordinaba el proceso de seleción de las empresas proveedoras de equipos cuando hizo una maniobra que aseguró a Raytheon el montaje del SIVAM. Fue al conseguir una carta del gobierno brasileño que permitió desatar un préstamo del Eximbank. Así, la empresa norteamericana consiguió presentar una mejor propuesta que su competidora francesa.

El brigadier Oliveira negó la información de que "haya privilegiado" a una empresa o a un gobierno en el proceso de seleción. También negó haber prometido a los Estados Unidos que tendrían un acceso privilegiado a la información. Oliveira fue uno de los militares que convenció al ex presidente Itamar Franco a no realizar una licitación pública. Fue durante la presidencia del actual gobernador de Minas Gerais que declaró vencedora a Raytheon, en julio de 1994.

El SIVAM cuenta además con 5 satélites en órbita que sobrevuelan la región cada 20 minutos y recogen los datos que las estaciones terrestres recolectan. Hay un CCG (Centro de Coordinación General) en Brasilia y tres CVR) Centros de Vigilancia Regional en Porto Velho, Manaos y Belén.

Casulamente, la Raytheon fue la empresa contratista de seguridad más beneficiada con contratos multimillonarios para proveer tecnología destinada a reforzar la seguridad interior de EE.UU. luego de los atentados del 11-S.

Distribución del SIVAM sobre territorio brasileño

A mediados de los 90, un empresario multimillonario ligado al grupo internacional Rockefeller, Douglas Tompkins, presidente de la fundacion Deep Ecology, comenzó a adquirir enormes extensiones de bosques vírgenes en el sur de Chile, con la aparente intencion de crear el parque privado más grande del mundo, con cerca de 300.000 hectáreas. Tras conseguir el reconocimiento de su parque por el Gobierno de Chile, Tompkins ha continuado extendiendo sus posesiones territoriales en Chile. Hoy, sus territorios y los de sus asociados superan ampliamente las 400.000 hectáreas, y han cortado literalmente a Chile en dos.

Lo más grave de este asunto es lo oscuro de las intenciones del magnate. Supuestamente actuaría con fines conservacionistas, pero curiosamente las regiones adquiridas no estan ni han estado nunca amenazadas. De hecho, estan casi deshabitadas, más ahora que Tompkins esta forzando la salida de los pocos colonos que aún viven en esas latitudes.

Pero Tompkins no es el único multimillonario extranjero adquiriendo vastos terrenos vírgenes. También Rick Klein, David Syre, Jan Mosse, Timmy Goldsmith, James Goldsmith, Jeremy Henderson y un tal Schidlowsky, entre otros, han comprado enormes porciones de tierra no sólo en el sur de Chile, sino también en el sur argentino. Curiosamente, todos son importantes miembros de organizaciones ecologistas (Deep Ecology, Ancient Forest International, World Tree Foundation, etc.) Dichas extensiones, al ser adquiridas por fundaciones u organismos constituidos como sujetos de derecho internacional, quedan sujetas a las leyes de compra de los Estados Unidos, lo que constituye un gravísimo antecedente en contra de la efectiva soberanía chilena en dichos territorios.

Ahora bien, si nos remontamos a la década del 60, durante la administración Kennedy, el gobierno norteamericano quiso reevaluar la efectividad de su política imperialista. Debido a que los conflictos

bélicos estaban teniendo un costo politico demasiado alto (recordemos la Seguna Guerra Mundial, Korea, Vietnam), acordaron estudiar una mejor forma de mantener su dominio sin la necesidad de la guerra convencional. Para esto, se reunió a doce de sus mejores científicos, sociólogos y psicólogos en la Universidad de Houston, financiados por Rockefeller, quienes crearon el denominado "Iron Mountain Plan", y que elaboraba como solución la utilización de la preservación del medio ambiente. Es decir, la "ecología", al ser una causa tan noble y de relevancia universal, seria difícil que encontrara opositores. Así, comenzó la creación y la ofensiva de innumerables grupos "ecologistas", manipulados por los intereses norteamericanos.

Ya que para nadie es un misterio el que Estados Unidos sea a su vez controlado por la consabida cúpula hegemónica, bien podemos afirmar que es esta cúpula la que está detrás de la ecología. Y si vemos que la compra de territorios en Chile y Argentina está siendo efectuada por estos mismos grupos ecológicos, es cosa de saber sumar dos y dos.

Aun así, la real dimensión de esta situación la obtenemos analizando a Theodor Herzl, el fundador ideológico del Estado de Israel. En su libro "Der Judenstadt", de 1897, Herzl _evalúa dos opciones para la ubicación geográfica del Estado de Israel: Palestina y la Patagonia. Asimismo, afirma que en cincuenta años habrá un estado judío en Palestina, pero lo que realmente importa es que en cien años habrá un estado judio en el cono sur de Sudamérica, pues por la escacés de habitantes y la riqueza de recursos sería "la Tierra Prometida". Nair Judá.

¿Debo decirlo?. Sí, debo decirlo, pues no faltará aquí el imbécil que sin profundizar la médula de estos planteos simplemente concluirá que mis argumentos -y mi ideología- es "discriminatoria". Sí, debo decirlo: no son las etnias, ni las colectividades, ni las naciones, ni siquiera las ideologías ni las creencias las responsables de este monstruoso plan de dominación mundial. Son los individuos. Ciertos individuos, aquellos que sólo reconocen como ciudadanía común la de la Bolsa, como lengua común la del dinero, como moral y principios comunes los del poder a toda costa.

Individuos que a conveniencia adoran o execran su propia Historia, las luchas de sus antepasados. Que cambian de banderas como de ropa interior. Individuos que tratan de confundirnos estimulando entre nosotros -todo el orbe- odios y rencores de estos contra aquellos, de "ismos" contra otros "ismos". Individuos que no dudan en llevar la carnicería a sus propios compatriotas -por lo menos, a quienes lo son en teoría- que no trepidan en valerse de instituciones preexistentes, sociedades iniciáticas, organizaciones no gubernamentales, partidos políticos, estructuras todas que inficionan para, aprovechándose de la buena voluntad de muchos que en ellas militan, propender a sus propios fines.

Anoten, simplemente anoten. Al día de hoy, más de 34.000.000 de hectáreas de las regiones más ricas de Argentina -sí, leyeron correctamente la cifra- han sido vendidas o están en trance de hacerlo a multinacionales. El país destruido, el país donde nada queda por hacer, el país condenado a la ignominia por no "honrar sus compromisos internacionales" (según un FMI que exige que las deudas sean pagadas a costa de las reservas y la coparticipación federal, esto es, el dinero que el gobierno central debe enviar a las provincias para tender planes de ayuda social, salud y educación), en fin, el país en el cual no vale la pena invertir según pontifican en Wall Street es comprado con voracidad de buitres por una camada de "elegidos".

Y en consonancia con esto, existe un rosario de hechos sobre los cuales no podemos extendernos aquí (no porque no podamos, sino simplemente porque lo reservamos para una mejor oportunidad). Deberíamos hablar de los experimentos semiclandestinos, semioficiales, que a mediados de los años '90 se realizaron en campos cercanos a la ciudad de Azul, en la provincia de Buenos Aires, por elementos nunca claramente identificados de empresas farmacéuticas norteamericanas con el ganado vacuno de esa región, en un escandaloso programa experimental de vacunación que, según se supo después, sólo enmascaraba la prueba de medicamentos prohibidos por sus autoridades en el gran país del norte. Podríamos extendernos sobre las operaciones militares del 2001 en la provincia norteña de Salta juntamente con las llevadas a cabo por unos 80 "marines" en nuestra provincia de Entre Ríos, sobre la cual hubo una demanda de explicaciones de la honorable Cámara de Diputados de la Nación a las autoridades militares al trascender al público su presencia, ya que estaban operando sin informar siquiera a los gobiernos provinciales. (Acotación graciosa: preguntada una alta fuente de Gendarmería Nacional por qué ese grupo de marines elegiría precisamente esa zona de islotes boscosos, aquella respondió que "por las especiales características del lugar, que la hacían ideal para el entrenamiento de los norteamericanos"... ¡como si los "marines" no contaran en todo el mundo con miles de lugares de similar tenor para entrenar, y además y extrañamente, a escondidas de las autoridades civiles).

Podríamos relatar que durante todos los '90 la misma zona donde en el 2002 entrenaron los "marines" fue constelada por decenas de testimonios de visiones de "helicópteros negros". Podríamos preguntarnos si fue pura casualidad que las maniobras conjuntas en el Norte argentino estaban programadas desde el 25 de agosto al 11 de setiembre de 2001. Podríamos extendernos sobre ciertas extrañezas -si cabe la expresión- que hemos estado observando al estudiar panorámicamente la "oleada" de mutilaciones de ganado en Argentina. Podríamos hablar de que a fines de este año -con una continuidad insólita- han de repetirse las "operaciones conjuntas", pero Estados Unidos (recuerden: "o están con nosotros, o están contra nosotros") ya advirtió que esta vez quiere para sus efectivos de todo rango el status jurídico de la "inmunidad diplomática". Es decir, que en otros términos, si algún "marine" en su próxima visita viola a la hermana del lector, no puede ser juzgado por la Justicia civil y Penal de este país, lo que es tanto como darle "licencia para matar" a cualquier uniformado por el mero hecho de tener pasaporte estadounidense, una monstruosidad jurídica imposible de concebir en cualquier nación que respete su autodeterminación y su dignidad... Pero para qué seguir.

El fantasma del HIV y el SIDA

Sobre esto no abundaremos en extensión por el mero hecho de no ser suficientemente idóneos para ello. Salvo para hacernos ciertas preguntas, las cuales comenzarían con algo tan aparentemente "inocente" como: ¿estamos seguros de que hay una pandemia de SIDA?. ¿Qué certeza tenemos de que el HIV produce el SIDA?.

Ya en aquel informe de la "Montaña de Hierro" a que hiciéramos referencia párrafos atrás, se planteaba la necesidad de reducir drásticamente la población mundial para un "mejor Aprovechamiento" de los exigüos recursos.

Una solución malthusiana es la guerra, siempre oportuna... siempre conveniente... siempre redituable.

Otra, una enfermedad tan irreversible que aun cuando se conociese una cura, ésta estuviera sólo al alcance de unos pocos privilegiados económicos. Recomendamos al lector interesado la lectura de dos artículos ya publicados en nuestra revista electrónica, en AFR Nº 64 (LAS PRUEBAS PARA DIAGNOSTICAR LA INFECCIÓN VIH NO SON ADECUADAS enviado por Patricia Sobrado a la lista Sanación Natural (suscripción) extractado del artículo "Las pruebas para diagnosticar la infección VIH no son adecuadas", publicado en El Pequeño Periódico, edición Nº 52, julio/agosto de 1999) y AFR Nº 62 (SIDA: ¿CONTROL DEMOGRÁFICO? por Patricia Sobrado).

Pero podemos profundizar esas reflexiones. De hecho, formalmente prometo regresar sobre el particular en un próximo trabajo, elaborando una hipótesis vinculante entre SIDA y explotación capitalista. De neto corte malthusiano, el síndrome "pandemia SIDA" no sería, bajo esa aproximación, más que otra faceta de la sociedad de consumo digitada por un omnímodo poder financiero centralizado.

La programación colectiva

Desde que se desenmascarara la realidad de proyectos como el MK Ultra de los militares norteamericanos (y Dios sabe cuántos otros "proyectos negros" de Control Mental de la población aún permanecerán bajo siete llaves) hay que ser realmente muy ingenuo para no pensar que el eterno deseo de los gobiernos de todos los tiempos de monitorear los pensamientos, deseos y creencias y, de ser posible, digitarlos, en orden a sus propios pueblos, ha encontrado en estas épocas el perfil más cercano a hacerse realidad. Pero tal vez ese logro no responda a cienciaficcionescos equipos ultrasofisticados en manos de alucinados científicos, sino simplemente manipulando uno de los grandes fenómenos del siglo XX, un ícono del entretenimiento popular: la televisión. No resisto la tentación de reproducir aquí un largo pero sustancioso artículo que me enviara nuestro amigo Brent ( Brent@euskalnet.net ) y que pertenece a Carlos Bravo Regidor, la crítica literaria de una obra de Giovanni Sartori; "Homo videns.

La sociedad teledirigida" (publicado en Madrid por Editorial Taurus bajo traducción de Ana Díaz Soler, 1998):

Dice Ortega, en La rebelión de las masas, que "lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone dondequiera". Dicha aseveración, escrita a finales de la década de los veinte, se ratificaba a mediados del siglo, cuando aparecía el aparato creador y recreador, por excelencia, de las masas: la televisión.

A partir de ese hecho, Giovanni Sartori advierte: un mundo concentrado sólo en el hecho de ver es un mundo estúpido. El homo sapiens, un ser caracterizado por la reflexión, por su capacidad para generar abstracciones, se está convirtiendo en un homo videns, una criatura que mira pero que no piensa, que ve pero que no entiende.

El proceso comienza desde la infancia. La televisión es la primera escuela del niño, en donde se educa con base en imágenes que le enseñan que lo que ve es lo único que cuenta. Así, la función simbólica de la palabra queda relegada frente a la representación visual. El niño aprende de la televisión antes que de los libros: se forma viendo y ya no lee. Dicha formación va atrofiando su capacidad para comprender, pues su mente crece ajena al concepto -que se forma y desarrolla mediante la cultura escrita y el lenguaje verbal-. De esta manera, "Los estímulos ante los cuales responde cuando es adulto son casi exclusivamente audiovisuales".

Dejando a un lado la función de entretenimiento que la televisión tiene, Sartori se concentra en su labor formativa. No es el homo ludens el que le interesa, sino el homo videns. Si el niño crece junto al televisor, su concepción del mundo se vuelve una caricatura; conoce la realidad por medio de sus imágenes y la reduce a éstas.

Su capacidad de administrar los acontecimientos que lo rodean está condicionada a lo visible: su capacidad de abstracción (de trascender, por decirlo de algún modo, lo que le dicta el ojo) es sumamente pobre, "no sólo en cuanto a palabras, sino sobre todo en cuanto a la riqueza de significado". La imagen no tiene contenido cognoscitivo, es prácticamente ininteligible. El acto de ver anula, en este caso, el de pensar. El concepto queda sumergido entre colores, formas, secuencias y ruidos de fondo. En tanto que la asimilación de una palabra requiere del conocimiento de un lenguaje y de una lengua, la imagen, por su parte, se procesa automáticamente: se ve, y con eso es suficiente.

Por supuesto, Sartori no ignora las repercusiones políticas que acarrea el surgimiento del homo videns. Si es cierto que la democracia es el gobierno de la opinión, y que los medios (especialmente la televisión) son, en gran medida, formadores y transmisores de la misma, entonces la importancia que adquieren como instrumentos de y del poder es enorme.

En el mundo del homo videns no hay más autoridad que la de la pantalla: el individuo sólo cree en lo que ve (o en lo que cree ver). Sin embargo, la imagen también miente; puede falsear los hechos con la misma facilidad que cualquier otro medio de comunicación, con la diferencia de que, "la fuerza de la veracidad inherente a la imagen hace la mentira más eficaz y, por tanto, más peligrosa". Además, la propia naturaleza del espacio televisivo tiende, irremediablemente, a descontextualizar las imágenes que transmite, pues mientras se ocupa de las últimas noticias y de las imágenes más escandalosas, margina otros aspectos que aunque pueden ser más importantes que los que se ven, no son, plásticamente, tan atractivos. Lo inquietante es, pues, que el poder de la evidencia visible es contundente, ésta siempre dice lo que tiene que decir: su veredicto es irrefutable.

Asimismo, el hecho de que la televisión lo convierta todo en espectáculo, atropella la posibilidad del diálogo: la pantalla, simplemente, no tiene interlocutores. La imagen no discute, decreta; es, al mismo tiempo, juicio y sentencia. Lo cual es aún más grave si se piensa que la televisión tiene, por lo mismo, cierta preferencia por el ataque y la agresividad, pues pueden ser, en sí, visuales; en tanto que la defensa o la inteligencia requieren, por su parte, de un discurso que para el ojo desnudo es aburrido e indescifrable. Quien es acusado por los medios, es, en la mente del público, culpable inmediatamente.

Las elecciones se vuelven, por su parte, una competencia en donde son los hombres, y no los programas de gobierno ni el respaldo partidista, los que se graban en la mente del elector. "La televisión nos propone personas en lugar de discursos [...] El video-líder más que transmitir mensajes es el mensaje." La política, por televisión, requiere de personajes, se fundamenta en la exhibición de rostros. No obstante, ello varía según el sistema político en cuestión: si el voto es por lista o por candidato, si es en distritos uninominales o plurinominales, si los partidos son débiles o están institucionalizados, si se trata de un sistema presidencial o parlamentario. La tendencia, sin embargo, persiste en mayor o menor grado: la imagen televisiva personaliza la política.

Cuando Ortega sentenciaba "el hombre-masa no atiende a razones", su juicio era exacto. Ahora, la televisión acentúa ese fenómeno en el homo videns: promueve la emotividad y la excitación, muestra imágenes que conmocionan y encienden pasiones en el televidente, sin que éste tenga que comprender lo que mira; sus pasiones lo determinan sin sesgos racionales.

En la era global, la televisión fortalece el localismo, aldeaniza. "El mundo visto en imágenes es necesariamente un mundo de primeros planos: algunas caras, un grupo, una calle, una casa. Por tanto, la unidad foto-aprehensible es, al máximo, la aldea, el conglomerado humano mínimo." La realidad se percibe por medio de estampas, de tomas y cortes que, en definitiva, reducen la complejidad de los hechos y del planeta para hacerlo video-interesante. De tal suerte, la televisión se convierte en un agente perverso de la globalización. Mientras que por un lado homogeneiza mediante la explotación de la sensibilidad del público (¿o debería decir sensiblería?); por el otro, fragmenta, mostrando recortes del mundo que impiden una comprensión integral de éste. Muestra imágenes de aldeas dispersas y distintas, pero que provocan lo mismo.

Sobre la posibilidad del gobierno del pueblo en la época del homo videns, Sartori cita a Ghita lonescu: "El hecho de que la información y la educación política estén en manos de la televisión [...] representa serios problemas para la democracia. En lugar de disfrutar de una democracia directa, el demos está dirigido por los medios de comunicación". Éstos no son el espejo de la opinión pública, sino la pantalla que recoge el eco que viene de regreso. De acuerdo con Sartori, no reflejan los cambios que ocurren, sino las transformaciones que, a la larga, promueven. La abundancia de información no garantiza la comprensión de los fenómenos: "se puede estar informadísimo de Muchas cuestiones, y a pesar de ello no comprenderlas". La televisión produce un demos cuyo criterio somete a sí misma. No es una multitud que cree opinión, es un público que la demanda. Y así, se genera un grave problema de autoconsistencia: la referencia del público es la opinión que los medíos transmiten, de manera que el productor produce a sus consumidores y éstos, a su vez, se vuelven adictos al producto. Un homo videns que ha perdido la capacidad de disentir se vuelve, entonces, un elector teledirigido.

"En estas condiciones, el que apela y promueve un demos que se autogobierne es un estafador sin escrúpulos, o un simple irresponsable, un increíble inconsciente."

La difusión de encuestas que pretenden retratar a ese desconocido llamado opinión pública, degenera en un gobierno de los sondeos. Sin embargo, éstos no constituyen, de manera alguna, un instrumento del poder de los ciudadanos; por el contrario, son "una expresión del poder de los medios de comunicación sobre el pueblo". La consistencia de las opiniones expresadas estadísticamente es nula: su argumentación es pobre, su profundidad inexistente. Es tal el margen que existe para provocar una respuesta, manipulando la pregunta, que la opinión que se recoge no es, necesariamente, la del encuestado, sino, por lo general, la que el encuestador persigue. Y en ese caso quien gobierna no es el pueblo, sino los medios.

Finalmente, y frente a un escenario tan poco alentador, ¿cuál es la salida? Sartori, bien a bien, no lo sabe. Señala, sin embargo, las respuestas equivocadas. En primer lugar, argumenta que la competencia no es una solución, pues lejos de incrementar la calidad de los medios, la disminuye para cautivar a un público acostumbrado a la basura mediática. Rivalizando en conformismo, la competencia entre los medios no acarrea sino un deterioro de su contenido: el sensacionalismo se vuelve más pagadero porque llama más la atención, es más emotivo y no requiere de reflexión profunda. Por si fuera poco, la libertad de expresión presenta un obstáculo que complica sobremanera la cuestión: intentar alterar las transmisiones televisivas podría interpretarse (no sin cierta razón) como una forma de censura. Lo único que queda, pues, es defender al libro: la cultura escrita contra la revolución visual. ¿Pero cómo?

Homo videns es más una reflexión que un estudio. Se distingue de los demás trabajos de Sartori, especialmente, en cuanto a la profundidad del texto: no es un tema que el autor domine, es, más bien, una asunto que le preocupa. Está lejos de ser un libro especializado (como, por ejemplo, Ingeniería constitucional comparada): el rigor académico de otros trabajos no es tan evidente. Incluso su aparato crítico está mucho menos nutrido. Empero, su agudeza y suspicacia siguen resaltando. Al final, y a diferencia de algunas otras de sus obras, lo que pretende es generar preguntas, no ofrecer respuestas. Desde el inicio, avisa sobre sus intenciones: "La mía quiere ser una profecía que se autodestruye, lo suficientemente pesimista como para asustar e inducir a la cautela".

Propone el tema del imperio de la imagen, poniendo énfasis en sus peligros y esperando, así, detener el florecimiento y la expansión del homo videns.

 

Pausa para una alocada especulación por sobredosis de Sartori

Podría escribir durante horas sobre la farandulización de la televisión. Sobre los "modelos" propuestos. Pero se me ocurre un pensamiento lateral. Habría que preguntarse si cuando desde la TV y otros medios se nos estan vendiendo como "modelos", por ejemplo, a adolescentes embarazadas, contestatarias, frívolas, rebeldes, ello, a diferencia de lo que ciertos grupos moralistas pretenden reivindicar, tiene el peligro, no de atentar "contra la familia" sino, peor aún, contra el crecimiento intelectual y emocional parejo de la criatura para que le obligue, por ejemplo, a abandonar estudios y así generar una masa de mediocres sin poder ni herramientas intelectuales.

La idea básicamente es: si bien la abuela del barrio ve mal que la adolescente tenga un hijo, esto no es intrínsecamente malo pero sí es complicado, pues cierra los caminos de crecimiento de esa chica. Pero desde la TV se le presenta como ejemplo de "modernidad". ¿Se piensa sólo en el rating por identificación o se trata de imponer un modelo de conducta?. Si es esto último, ¿por qué?.

Es posible desde la óptica que estamos planteando, que la "intelligentzia" cultural, el academicismo "adecuado", este modelo de sociedad neoliberal y pseudoprogresista que se nos vende a diario sean parte de esa programación histórica y mundial. ¿Quién sabe?. Como dije, quizás hasta los "psicobolches" de café y los "escépticos profesionales" que invierten su tiempo y hasta dinero de sus bolsillos en atacar la "contracultura New Age" sean parte de esa manipulación, idiotas útiles -o algunos a sueldo- para diseñar lo que es correcto aceptar si uno es un ilustrado cosmopolita a tono con la época, o, por el contrario, prefiere ser excecrado a la cloaca de las creencias populares más o menos aceptadas en tanto o en cuanto no cuestionen el "establishment". Porque eso es en lo que tenemos que detenernos. Los mismos escépticos recalcitrantes que nos atacan no lo hacen con los obispos católicos, los ministros protestantes, los rabinos judíos ni los imanes musulmanes no Porque sus teologías sean más "aceptables" desde el punto de vista de ese racionalismo, sino, simplemente, porque nosotros cuestionamos el establishment, el paradigma, y ellos no.

 

 

Volver a página principal de www.argemto.com.ar
La mayor recopilacion de profecias sobre el pasado, presente y futuro de paises y el mundo, temas relacionados, ciencias, políticas, alquimia.

 

FOTOGRAFÍAS RELACIONADAS
"Una imagen vale mas que mil palabras"

  

Baron adam Weishautp creador de La Orden de los Iluminados de Baviera 

 

En la Orden, a cada "cohorte" de quince miembros se le hacía un retrato. Siempre posaban del mismo modo, con huesos humanos y un viejo reloj en el fondo marcando las 8 de la tarde.
Mucha gente cree que la comunidad de miembros se ha mantenido totalmente secreta. Sin embargo la lista de cada año está registrada en los archivos de la universidad Yale las cuales cubren los años 1833-1985, con algunos años adicionales. Las familias principales de Skull & Bones también son conocidas porque en 1985 una fuente anónima proporcionó las listas a un investigador privado llamado, Antony Sutton.

 

Emblema de los iluminatis. 

 

 

Emblema de los Skull and bones 

 

  

En los años 70 el "montonero" Galimberti secuestra a los poderosísimos empresarios Born y en los noventa la historia los encuentra a los tres... socios en conocidos emprendimientos comerciales 

 

Free counter and web stats